jueves, 6 de enero de 2011

El Gen Extraterrestre y el Origen del Hombre

El artículo que a continuación les publico proviene del sitio WEB contactodirecto. trata en el fondo sobre el tema que les prometí publicaría en este blog: la sintesis y la publicación del epílogo del libro de Sitchin Hubo Gigantes en la Tierra. El artículo es el punto de vista de su autor, basado en lo que le fue transmitido por seres de otro sistema planetario hace más de 30 años y complementado, como debe ser, por sus investigaciones documentales y criterios propios. Sobre nuestro origen ya he emitido mi opinion al respecto; sin embargo siendo fiel a mi filosofía de tener siempre abierta la mente, continúo la busqueda y analizo todo el material y las experiencias que se cruzan en mi camino.


En lo particular no tengo ninguna duda sobre nuestros origenes extraterrestres; la pregunta y el tema interesante de analizar es ¿de cuáles extraterrestres provenimos?, ¿qué tipo de mezcla somos?, ¿Quiénes nos crearon?, ¿todavía continúan manipulando nuestro ADN?, ¿se han unido otros seres de otros sistemas planetarios en la intervención de la raza terrícola? ¿tenemos nosotros  la capacidad de defendernos y regir nuestro propio destino,o aún no hemos madurado lo suficiente?, y muchísimas otras preguntas que estoy seguro ustedes pueden agregar a las que planteo. Responder esas preguntas por supuesto que no es fácil; principalmente porque los registros de nuestra historia, han sido sistematicamente destruidos por mentes depredadoras y manipuladoras, por dictadores, religiones y hasta por seres de otros mundos que han actuado para mantenernos ignorantes de nuestro origen y destino. Los casos de destrucción de nuestra historia están a flor de piel. Cuando apenas nos adentramos en la historia, uno de los casos más dolorosos con los cuales nos encontramos fue la quema de la biblioteca de Alenjandría; no menos dolorosa fue la quema que hicieron los conquistadores y representantes de la iglesia católica española de todos los papiros y la fundición de todas las láminas de oro grabadas con la historia de la civilización americana; y así incontables casos de barbaridades como esas, plagan nuestra historia.


Pero aún así, la verdad nunca puede ser ocultada y sigue aflorando de las piedras información que un día terminará por iluminar nuestra conciencia. Cuando descubramos la verdad  sobre nuestro origen, ya no seremos más esclavos y reclamaremos y tomaremos el lugar que verdaderamente nos corresponde en la creación, en el Universo infinito; pero no se olviden, no crean todo lo que le dicen o escuchen, investiguen, analicen y sobre todo consulten con su ser interno.


Al final del siguiente artículo me voy a permitir hacerle unos comentarios puntuales y aclaratorias, los invito para que se unan en esos comentarios.

Comienza el artículo del sitio WEB contactodirecto

Hoy podemos decir, como confirmación de lo que fuera transmitido por los grupos de contacto desde hace más de 30 años, que grandes autoridades científicas creen que la vida a la Tierra llegó desde el espacio. Tenemos el caso, por ejemplo, del experto genetista reconocido mundialmente, el Dr. Sir Francis Crick, nada menos que Premio Nobel, quien asegura que seres llegados desde un remoto lugar del Universo habrían sembrado la vida sobre la Tierra, hipótesis que aparece relatada ya en las antiguas tradiciones sumerias, entre otras.

Por lo tanto, según la ciencia seríamos algo así como hijos de las estrellas. Y quizá allí, se pudiera encontrar el origen de la esencia humana, el código genético que nos ha preparado para evolucionar hasta convertirnos en seres inteligentes. Entonces, la pregunta inmediata que surge es ¿intervino alguien ajeno a nuestro planeta en la creación del ser humano?, para nosotros la respuesta es afirmativa, y creemos que no se puede plantear ya la existencia de la raza humana sobre el planeta, y armar su historia sin tomar a los extraterrestres en cuenta.

Curiosamente, esa posible intervención aparece reflejada nada más iniciado el primer versículo del GENESIS, donde se cita a los ELOHIM, (plural de Eloha), como creadores de los cielos y la Tierra y posteriormente de ADAN (Gen. 2,7) y EVA (Gen. 2,22). Pero cuando nos referimos a Elohim, no estamos hablando de Dios, como se ha traducido convenientemente actualizando los textos bíblicos, sino a un concepto plural – Ellos o los dioses – que habrían sido los sembradores de la vida inteligente en el cosmos.

La postura científica, más aceptada en nuestro tiempo es la que explica el origen de la vida en la Tierra como el producto de la “siembra” de microorganismos llegados desde el espacio a través de asteroides, que bombardean permanentemente, como si fueran espermatozoides cósmicos fecundando el óvulo fértil que sería nuestro planeta – hipótesis que se conoce con el nombre de “PANSPERMIA” – teoría que fuera enunciada en su versión más primitiva por el químico sueco Arrhenius que vivió entre 1859 y 1927.

Sin embargo, el Dr. Francis Crick, premio Nobel en Genética, por haber sido quien descifró “la estructura del ADN”, junto con el renombrado Dr. James Watson y su equipo de expertos, (lo que abrió la puerta a obtener el Genoma Humano, o mapa genético del ser humano), publicó en 1981 en su obra de estudio “La vida misma” (The Life Itself), un enunciado que da un giro sin precedentes a la Panspermia, considerando que la misma debió haber sido necesariamente dirigida inteligentemente. Según su opinión, estos microorganismos habrían sido “colocados” o “sembrados” por una civilización extraterrestre que habría llevado a cabo su proyecto genético evolutivo hace millones de años.

Asimismo el Dr. Crick, a expuesto en congresos internacionales textualmente que: “Estos seres descubrieron nuestro mundo en formación y se embarcaron en la experiencia de crear vida inteligente. No exactamente igual que el Dios de la Biblia, pero casi, Ellos hicieron que, en ese barro original, se pudiera sembrar una bacteria u otro microorganismo programado de tal forma que, al cabo de varias decenas de miles de años, desembocara en lo que somos hoy”.

Por otro lado, la prestigiosa y estricta revista de divulgación científica SCIENCE (Ciencia), aseguró que habría una altísima probabilidad que la vida a la Tierra hubiera llegado desde “la nebulosa de Orión”, ya que la misma presenta las características idóneas para que surgieran las primeras moléculas generadoras de vida en nuestro planeta.

Esta afirmación para nosotros es fundamental, en cuanto a la confirmación de la información transmitida, por los propios extraterrestres en las experiencia de contacto de nuestros grupos, afirmando ya en 1974 que ellos eran originarios de planetas pertenecientes justamente a la nebulosa de Orión...

Algunos investigadores desde la antropología de vanguardia, se inclinan a ver la aparición repentina del Homo Sapiens como el producto de una manipulación genética, una mutación controlada, que sería la única explicación posible para entender un proceso evolutivo que forzosamente debió haber sido muchísimo más lento y sin embargo en “tiempos” antropológicos, amen de haber sido absolutamente exclusivo del hombre, ocurrió de forma totalmente repentina, en tiempos totalmente inexplicables para la ciencia.

Investigadores de renombre como el Profesor Alan Alford, en su obra: “Los Dioses del Nuevo Milenio” (Ed. Martínez-Roca), se inclina firmemente por la intervención de inteligencias extraterrestres en la gestación del ser humano mediante manipulación genética directa. Es la misma línea de investigación abierta por Erich Von Däniken (Recuerdos del Futuro, El Oro de los Dioses, etc.), pionero de la astro arqueología, que se convirtió en el más popular defensor de la tesis de la genética alienígena.

En opinión de Alford el primer Adán sería “una mezcla híbrida de Dios y Homo-erectus”. El Homo-sapiens habría aparecido así “hace unos 200.000 años, con un 50% de incremento del tamaño del cerebro, incorporando la facultad del lenguaje y una anatomía moderna”.

Por otra parte, las teorías de la arqueología “oficial”, que son varias, son tan probables y sostenibles, como la intervención extraterrestre. Además cabría preguntarse, si tomamos como base que la naturaleza es sabia y se encarga de reequilibrar a todas las especies para que sobrevivan unas respecto de otras, ¿cómo es posible que el ser humano haya evolucionado tanto hasta el extremo de poner en peligro la supervivencia del resto de las especies, como también la suya propia y hasta de todo el ecosistema y del planeta mismo?

En realidad era de esperarse que la naturaleza se hubiera encargado de reequilibrar esto, antes de llegar a los extremos actuales, a no ser que... hubiera existido una intervención externa, que se impusiera sobre el natural desarrollo de la evolución de la especie humana.

Como prueba científica apelamos por ejemplo a la casi milagrosa eliminación del vello corporal y un aumento impensable de la inteligencia frente a nuestros parientes los monos, lo que induce a pensar que alguien intervino deliberadamente en esta aceleración del proceso. Y todo ello partiendo de una mísera diferencia genética con el resto de los primates solamente un 1,6%, en lo que a mapa genético se refiere. Así pues, resulta difícil aceptar una simbólica costilla en vez de un alarde de ingeniería genética que habría dado como resultado el actual genoma humano.

La polémica afirmación de manipulación genética extraterrestre, no parece hoy tan delirante cuando nosotros mismos ya poseemos la tecnología de la fecundación in-vitro, la congelación de embriones, para su utilización posterior, la microinyección de espermatozoides o el transplante de mitocondrias de un óvulo a otro. Ni que hablar de la clonación y de la posibilidad muy cercana de modificación de la cadena genética para conseguir seres de diseño, tanto a nivel físico como mental, específico para desarrollar determinadas tareas.

Que no podrían haber hecho seres de civilizaciones, que si pudieron llegar hasta aquí, recorriendo tal vez miles de años luz, seguramente cuentan con un desarrollo tecnológico miles o millones de años más adelantados que nosotros.

Otro científico de vanguardia como lo es Zacharia Sitchin, autos del conocido libro El Duodécimo Planeta, cree que la creación del hombre fue una estrategia llevada a cabo por los “nefilim”, presuntos dioses extraterrestres que habrían llegado a la Tierra hace 450.000 años. El resultado fue la creación de una nueva y singular clase de seres, La Raza Humana, fruto de la mezcla de los genes de los visitantes con los de nuestros ancestros, lo que también se puede observar en los relatos de las tradiciones de antiguas culturas así como también en las narraciones del Génesis Bíblico.

Ahora bien, el drástico salto evolutivo hacia el Homo Sapiens, existió, y a pesar de las intensas investigaciones los antropólogos convencionales aún no han podido encontrar el llamado “eslabón perdido”, si es que hubiera existido, ni han podido dar una explicación satisfactoria al respecto. Gracias a los estudios realizados por la genetista Rebeca Cann, de la Universidad de Berkeley, y miembro del equipo de investigadores que en 1987 divulgaron sus sorprendentes conclusiones tras estudiar el ADN mitocondrial, que se hereda sólo de mujer a mujer, de 147 personas y que remitía el origen de toda la especie humana a una sola madre común, de aspecto fornido y con piel y cabellos negros, que habitó en África hace 200.000 años. Ahora la pregunta sería, ¿fue en realidad sobre una “Eva” practicada la manipulación genética, en vez de un “Adán”?, como dicen las escrituras bíblicas, o es que éstas son el resultado del “patriarcalismo” de la época en la que fueron escritas.

Nuevamente a la luz de la ciencia actual, nos surge la confirmación de lo transmitido por los extraterrestres en las experiencias de contacto, los que dijeron (recordemos hace más de 30 años) que habían modificado originalmente la genética de los proto-homínido partiendo de las hembras, contrariamente a lo que surge de los textos sagrados.

También según información extraterrestre, estos experimentos se habrían llevado a cabo sobre una gigantesca nave-laboratorio, que habría descendido en el África Central, en tiempos remotos, instalando allí lo que se interpretó como el mítico Jardín del Edén, el paraíso terrenal, custodiado por “ángeles-querubines”, que no serían otros que seres extraterrestres ingenieros genéticos.

Todo lo planteado no deja dudas de lo que nos confirma, con respecto a la información fruto del contacto extraterrestre.

Incluso hay científicos que aseguran que el proceso evolutivo controlado sigue llevándose a cabo hoy en día. Como ya lo adelantaban Jaques Bergier y Louis Pauwels, en su libro “El retorno de los brujos”, podemos estar asistiendo a una nueva mutación genética de la especie humana. Y ésta puede que no sea fruto de la casualidad, sino que esté “dirigida”. Se trataría de una manifestación espiritual de la Humanidad, la evidencia del paso de un nivel de conciencia a otro superior.

Como conclusión queremos dejar bien claro que pensamos que todo esto no es en menoscabo de ninguna idea religiosa, por el contrario estamos seguros que desde la Humanidad hacia arriba, pasando por las fuerzas de la naturaleza, por seres extraterrestres o ángeles, como se prefiera, hasta llegar a Dios, es todo lo mismo y una sola cosa, y tenemos la convicción que todo es parte y responde a un mismo y maravilloso...PLAN COSMICO.

Mis comentarios:
Para las personas que todavía les resulta inverosímil el sólo hecho de admitir la existencia de vida extraterrestre y mucho más increíble el hecho de que estemos emparentados con ellos; el primer párrafo del artículo que recién leyeron resalta la opinión del Co-autor,  Dr. Francis Crick que junto con el Dr.James Watson descubrieron la estructura molecular del ADN en 1953; y por cuyo trabajo recibieron el premio  Nobel. Crick afirma que seres llegados desde un remoto lugar del Universo habrían sembrado la vida sobre la Tierra, hipótesis que aparece relatada ya en las antiguas tradiciones sumerias, entre otras. Esta afirmación no proviene de ningún investigador empírico o sólo investigador documental; proviene esta declaración de la primera persona en la época moderna que descifró nuestro Genóma.


Por cierto que no he podido acceder a su libro La Vida Misma. En cuanto me sea posible se los comento, si alguno de ustedes lo hace primero, entonces le agradeceré que me lo comenten a mi y lo compartamos por este medio.


En segundo lugar, el autor del artículo cita que la revista científica Science (Ciencia), asegura que existe una gran probabilidad que la vida a la tierra hubiera llegado desde la Nebulosa Orión. En mi opinión, las diferentes razas sembradas en nuestro planeta provienen de diferentes partes del Universo y no sólo de Orión. Ya me pronuncié al respecto en una entrega anterior y aún mantengo racionalmente esa postura.


En otro párrafo quien escribió el artículo menciona la teoría de Alan Alford sobre el primer Adán como una mezcla híbrida de Dios y Homus-Erectus que finalmente dió origen al Homo Sapiens. En este punto me veo obligado a aclarar varias cosas. en primera instancia quiero dejar claro que considero a Alan Alford un brillante investigador, escritor y autoridad en lo que se refiere a la mitología ancestral y a las religiones antiguas y modernas. Alan Alford sale a la luz pública alrededor del año 1985 y se inspira para sus primeras teorías sobre la base de lo investigado por Zecharia Sitchin, quien repito fue el primero que se atrevió a publicar en 1976 tal hipótesis sobre el híbrido Dios-Homus Erectus, y que con el tiempo se ha venido comprobando. Alan Alford, posteriormente profundiza los estudios de Sitchin y cuestiona algunas conclusiones de Zecharia. Según mi criterio, el cuestionamiento de Alford fue más de forma que de fondo. aclaro este punto porque al César lo que es del César y el autor de este artículo debió aclarar a sus lectores el derecho de autoría intelectual.


En esta misma tónica tengo que reconocer que  Erich Von Däniken ha sido y continúa siendo un encomiable investigador sobre nuestro origen extraterrestre y casi que en paralelo con Zecharia, quizas por vías distintas, llegaron a las mismas conclusiones; Sitchin quizás con una mejor metodología y más centrado en el estudio de la biblia y la civilización Sumeria. Para su información, Erich Von Däniken como ya les había mencionado acaba de publicar un libro, espero no sea su último, History is wrong (la Historia está Equivocada). en cuanto acceda a este libro se los comento.


Por lo demás, genial, el artículo da para especular, meditar y provee el material suficiente de referencia para quien quiera iniciarse en la investigación sobre el origen del ser humano.


Si todavía les queda un poquito de su tiempo, los invito a leer este resumen de un artículo sobre James Watson y Francis Crick.



James Watson y Francis Crick: descifrando el código de la vida



Revista: Business Week
Tema: Personajes de negocios
Fecha: Julio 19, 2004
Autor(es): Catherine Arnst
James Watson y Francis Crick transformaron la biología con su descubrimiento del ADN en 1953, y dieron el primer paso para lo que serían después los avances del genoma humano y la clonación de organismos. Pero la historia de la doble hélice esconde mucho más que el trabajo arduo de dos científicos. La histeria de la Guerra Fría y el chauvinismo masculino también jugaron su papel. Ninguno de los dos científicos era biólogo. Watson, era un zoólogo estadounidense, mientras Crick era un físico inglés. Para 1951, ambos impetuosos, arrogantes y altamente competitivos, decidieron trabajar juntos en el Cavendish Laboratory (Cambridge, Inglaterra), para resolver uno de los problemas clave en la biología de aquella época: el ADN y su capacidad para codificar la información.

Watson y Crick hicieron su mejor esfuerzo para no dejarse ganar la carrera por el famoso químico estadounidense Linus Pauling. La era del McCarthismo les compró tiempo. Pauling estaba a punto de abordar un avión a Inglaterra en mayo del 52 para lograr acceso a rayos X detallados del ADN, cuando el gobierno de Estados Unidos le retuvo el pasaporte argumentando sus actividades antiamericanas. Las imágenes de rayos X habían sido creadas por Maurice Wilkins y Rosalind Franklin. Estos científicos ayudaron a descifrar el código, pero su aversión mutua bloqueó la colaboración. Franklin, una de las pocas mujeres en investigación, fue tan relegada que decidió retirarse. Wilkins le mostró a Watson una de las imágenes del ADN de Franklin sin su aprobación y ese fue el momento de la iluminación: Watson se dio cuenta de que los patrones formados en cruz en la fotografía tenían que estar formados como una hélice. Así, conjuntamente con Crick, construyó un modelo de metal de dos hélices unidas entre sí por pares de cuatro moléculas. El reporte sobre el modelo en la publicación Nature, en 1953, dio a ambos, Watson y Crick, conjuntamente con Wilkins, el premio Nóbel de Medicina en 1962. Franklin, olvidada, murió de cáncer en 1958.

Watson continúa su trabajo en el Cold Spring Harbor Laboratory en Long Island, Nueva York. Mientras Crick lleva a cabo investigaciones genéticas en el Salk Institute en San Diego. En un artículo en Nature, de 1974, este científico escribió: "Más que creer que Watson y Crick hicieron la estructura del ADN, diría más bien que la estructura hizo a Watson y Crick".



Este es el resumen del artículo "James Watson y Francis Crick: descifrando el código de la vida" publicado en Julio 19, 2004 en la revista Business Week.



Hasta la Próxima vez.

5 comentarios:

kiech dijo...

Saludos

Te mande un archivo con informacion
espero te sirva.

kiech

jose martinez dijo...

Estupendo.
Muchas gracias.

Isis Carpio dijo...

Por cosas de la vida, me llegó la idea de por qué el hombre no puede ser un extraterrestre que llegó a conquistar este mundo.? Me puse a investigar a ver si existian trabajos al respecto y conseguí éste excelente blog.. Mil gracias por ofrecer éste tipo de información tan importante!

Saludos desde Venezuela

Isis Carpio dijo...

hace un par de horas se me vino a la mente la idea de que el hombre puede ser un extraterrestre que vino a conquistar o vivir en la tierra. Y pensé que era extraño que no se hablara de esa posibilidad. Indagando en internet encontre este excelente blog. Mil gracias por esta información tan valiosa!

Saludos desde Caracas, Vzla.

Anónimo dijo...

Creo que seria absurdo mezclar geneticamente tu descendencia con otra especie, Enoc y los sumerios dijieron que los angeles o anunakis tenian hijos monstruosos por acostarse con su descendencia, y cuando dijieron le haremos a nuestra semejanza no quiere decir otra cosa que darnos el conocimiento de su sabiduria, que otros se encargaron de ocultar para monopolizar la realidad.